Escuchar Radio Magica Video en Vivo Escuchar Radio Mitre

1

Publicado en julio 9th, 2018 | por jose rodolfo

0

SALVADOR

Rumbo a Formosa, en viaje de laburo, uno charla de muchos temas. Tenemos 1.700 km sobre el lomo para llegar a Las Lomitas, Salazar.
Marcos, mi hermano, socio y amigo, me cuenta la historia de un tal Güemes, apellido célebre en el norte, que es ingeniero. Excelente profesional que entró a trabajar hace unos años en Nestlé.
Al cabo de un tiempo, fue ascendiendo en la empresa y lo trasladaron a Suiza. Su mujer quedó embarazada y en el primer estudio que le hicieron detectaron que el hijito venía con un problema.
El problema era grave. Los médicos dijeron que el bebe tenía encefalonoseque y que moriría al nacer.
Para evitar a la madre el “suplicio” de transitar un embarazo completo no viable, le aconsejaron abortar.
En Suiza es así. El “primer mundo” tiene ciertas reglas y costumbres. Si el embarazo es defectuoso no hay seguro médico que valga. No gastan pólvora en chimangos que no podrán volar.
La señora de Güemes lloró y pataleó de pena y dolor pero siguió con su embarazo ante la sorpresa de los médicos suizos, que nunca comprendieron su empecinamiento.
El bebe nació a los 9 meses, tuvo su nombre y apellido como cualquier hijo de vecino, fue bautizado, abrazado y amamantado por su madre. Sostuvo el dedo menor de su padre. Vivió en familia unas horas y murió.
¿Alguien puede decir seriamente que ese bebe no tenía una misión importante en este mundo? Su familia cambió para siempre.
La historia de los Güemes me cala hondo en tiempos de “aparente” debate y diálogo para legalizar el aborto en Argentina.
Marcos, mi hermano, lo tiene a Salvador, mi sobrino de 19 años. Desde nacimiento tiene algo que le produce tremendas convulsiones… Lleva 19 años de una vida especial, con dedicación exclusiva de sus padres y hermanos.
¿Quién ayuda a quien? Salvador no puede valerse por si solo. No habla, no camina, hay que darle de comer en la boca… sin embargo se llama Salvador y es un ángel que ha venido con una misión fundamental. Cambió a su familia para siempre.
Cuando veo a mi hermano con su hijo entiendo todo. Hay que ver para entender.
¿Cómo puede ser que vayamos hacia un mundo que descarte los ejemplos como la familia de mi hermano Marcos o los Güemes?
Cuando vi en cámara la imagen patética de un diputado con un mapamundi, preguntándonos a que parte del mundo queremos pertenecer y chicaneando con que el desarrollo viene de la mano del aborto… me pregunté ¿porqué nos toman por tilingos?. ¿Qué estamos haciendo mal?
Tenía otra columna para hoy, pero sentí la necesidad de insistir con este tema, hasta que voten los senadores. Y ojala me leyera la senadora Gladys González, así recuerda cuando nos pidió el voto junto a Esteban Bullrich y nos dijo que creía en que la vida empieza con la concepción y que nunca apoyaría el aborto.
Mintió.
Me lo pide Salvador. El aborto no nos hace mejores, como sugiere el mapamundi sostenido por el diputado burlón que colorea al hemisferio norte con el tono del desarrollo.
Lo que nos hace mejores no es una raza perfecta que descarte los defectos o enfermedades para no hacerse cargo.
Tendrían que conocer a Salvador. Él, representa lo que nos hace mejores.
El domingo, iremos a la Basílica de Luján a pedir por los niños por nacer. Para que los senadores recapaciten y rechacen la ley del aborto. Para que el gobierno no provoque la devaluación mas grande y devastadora de la historia Argentina: La de la vida humana.
La vida no se plebiscita, el aborto es un crimen.
Juan Martín Perkins.

 




Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Volver a Arriba ↑

Social Media Icons Powered by Acurax Wordpress Development Company
raices
Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube