A medida que avanzan las horas y la Policia continúa con sus tareas de investigación para encontrar el móvil que llevó a Renzo Panceras para golpear salvajemente y con técnicas de artes marciales que practica, a su ex-pareja hasta que terminó hospitalizada y los médicos nada pudieron, pone en relieve que Micaela Zalazar había pedido ayuda a la Justicia.

El año pasado hizo su primera denuncia de violencia de género contra Renza Panceras, con quien comenzaron a convivir en octubre del 2012. De esa relación nacieron, un varón y una nena que hoy perdieron a su madre y a su padre no lo verán hasta no se sabe cuando.

Cuando la joven mamá fue golpeada al tiempo que era agredida verbalmente,  hizo una denuncia en el año 2019. Pidió ayuda en la Asociación de Abogados distrital – en sala de espera se hizo una selfie- hasta que la atendieron.

En el inicio de este 2020 y antes que comenzara la cuarentena obligatoria hizo una segunda denuncia, ya que observaba que la conducta de su agresor iba en aumento.

En esta segunda oportunidad, la resolución de una perimetral fue del Juez de Paz de Gral. Viamonte, Dr.. Jorge Martínez,  toda vez que el Dr. Alejandro Casas estaba de licencia por haber sido Nueve de Julio el Juzgado de la feria de enero.

Pancera fue citado dos veces ante los Tribunales de Hipólito Yrigoyen 854. Nunca concurrió. Lo sí llamó la atención a la investigación que la segunda citación no se practicó ‘Bajo la Fuerza Pública’. Desoyó y nunca más se lo citó.

Durante la pandemia, las agresiones no cesaron. Micaela tomaba recaudos con familiares y amigas, mientras esperaba que la Justicia dictase una perimetral que había caducado.

Durante este tiempo de Emergencia Sanitaria los tribunales tomaron recaudos para que las denuncias y acciones jurisdiccionales por violencia de género no dejasen de ser atendidas.

Desde la cartera política bonaerense, e impulsa una mayor investigación, en tanto, ‘Con Micaela Zalazar se llegó tarde’, confió una fuente platense conmovida.

Fuente: El regional digital y Cadena nueve.