Escuchar Radio Magica Video en Vivo Escuchar Radio Mitre

Notas de opinión cruz elpidio1 (1)

Publicado en agosto 12th, 2017 | por jose rodolfo

0

La leyenda de Elpidio

Una leyenda se desarrolla en un lugar y tiempo precisos y reales, aunque puedan aparecer en ellas detalles ficticios. Nosotros tenemos una propia, bien local, con un personaje legendario salido del ámbito rural.
Saliendo de Pehuajó hacia La Cautiva, con rumbo norte, antes de pasar por donde estaba el boliche de “La Esperanza”, hay un canal que une dos cuencas. A un lado el Cañadón de Alvarado y al otro “La Salada”.
Antes de cruzar el canal, unos 500 metros para el lado de Pehuajó, hay una cruz grande hecha en quebracho.
Dos durmientes de ferrocarril me recuerdan todos los días de mi vida lo que, para mi, se ha ido transformando en una leyenda popular llena de vida.
Tengo datos ciertos y precisos, pero también de los otros. Algunos, producto de la imaginación y adoración popular gaucha que he ido recogiendo con el tiempo.
“Que fue a rescatar un lote de vacas que ya no tenían que comer en aquella loma aislada en medio del mar“.
“Que fue a buscar a su madre que vivía en un puesto y justo era su cumpleaños”.
“Que había que salvar unos caballos que….”
He escuchado toda clase de cuentos.
Aunque en todos es un héroe, éste personaje no es un cuento ni un mito.
La tarea fundamental de mantener viva su memoria, creo, es la de dar fundamento y explicación a una determinada cultura. Eso lo convierte en leyenda porque su memoria habla de nobleza, coraje y vocación de servicio.
He pasado un millón de veces ante la cruz. Muchas, acompañado por personal, tractoristas, maquinistas, molinero, alambrador… Siempre saco el tema, todos me dan su versión y saludan con respeto.
1987. La peor de todas las inundaciones, cuando todavía no estaba el canal.
La fecha, el lugar y el final heroico son el denominador común de todas las historias. Tengo miles, todas bellas… criollas y valientes.
Elpidio fue un hombre que representa un arquetipo de héroe sabio.
Su leyenda, tradicional, corta, pero profundamente ejemplar, refleja una representación psicológica simbólica de la creencia popular.
Elpidio representa valores de la tradición gaucha a la que su memoria pertenece.
Dice el “Rengo Cano” que una noche, hace poco, después de tantos años en que se nos fue Elpidio, se lo encontró al petiso ensillado, con las riendas en el piso, mojado y asustado, de orejas paradas, atento a la aparición de su dueño. ¿Es una visión?
El recuerdo de Elpidio nos tiene que servir para tomar conciencia sobre como estamos tratando el tema del agua y la inundación.
Elpidio está allí, en esa cruz de palo, como un recordatorio de una geografía dramática que puede volver a ser la nuestra. Su memoria nos reclama otra conducta.
Todos los días me recuerda esas travesías a nado sobre el lomo de un caballo. Los mareos, la falta de horizonte que despierta a esa solidaridad gaucha que todos tenemos y aprendemos a rescatar en las emergencias.
Elpidio fue de verdad, real. Hoy nos interpela y nos llama a recordar su ejemplo para que entendamos que no sirven las peleas y las brabuconadas payasescas desde arriba de un terraplén.
Lo que sirve es darse un baño de humildad y enfrentar la adversidad con determinación, coraje y vocación de servicio.
Como Elpidio Martínez, un gaucho legendario de nuestra memoria popular.
Juan Martín Perkins

 




Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Volver a Arriba ↑

Social Media Icons Powered by Acurax Social Profile Design Experts
raices
Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube