Nucleamiento Empresarial del Noroeste Bonaerense

El Nucleamiento Empresarial del Noroeste de la provincia de Buenos Aires ha intentado, por estas horas, masificar una nota dirigida a Afip JuninCAMEFEBACACS, ARBA, secretaría de Trabajo y municipios, donde vuelven a manifestar con mayor énfasis lo que califican como venta ilegal y falta de controles que atentga contra la actividad comercial establecida, cumpliendo con todos los requisitos legales.

Puntualizan que de estudios efectuados surge como resultado que es cada vez mayor el número de personas que comercializan productos desde sus casas, transformando livings, garajes o habitaciones en verdaderos salones de venta.

En cuanto a las actividades en las que hacen hincapié se refieren a todo tipo de productos, como perfumes, indumentaria, zapatillas, peluquería, alojamientos, etc comercializable a través de Internet, correos electrónicos y redes sociales como Facebook, Instagram y en muchos casos sin las inscripciones correspondientes en organismos públicos nacionales, provinciales y municipales como AFIP, ARBA, Municipalidad, entre otros”. Acentúan que lo anterior crece en “detrimento de nuestros emprendimientos y nos preocupa la impunidad con que se manejan”.

Arremete, también, el agrupamiento empresarial sobre quienes comercializan artículos comestibles elaborados, mencionando pizzas, empanadas, panificados, pastas frescas y cocidas, alimentos en general, etc. Consideran que no sólo actúan en la economía paralela, sin ningún tipo de inscripción, sin control bromatológico alguno, constituyendo un real peligro para la salud de los habitantes de las ciudades.

Hacen un llamado a los organismo de control, al especificar que “no pueden desconocer el hecho” ya que “todas estas acciones son publicadas en redes, por medios electrónicos, el día y la hora son conocidas por todos”.

Luego de una serie de consideraciones ya difundidas por el nucleamiento y conocidas por los medios señalan en la nota que ya debe estar llegando a los distintos estamentos públicos que “solicitamos que no sólo se fiscalice a quienes están debidamente registrados, la fiscalización debe ser aún mayor para quienes actúan compitiendo en forma desleal, sin cumplir con norma tributaria alguna y haciendo caso omiso de las buenas prácticas comerciales para poder combatir el flagelo de la actividad comercial informal que se desarrolla”.

Finaliza la nota indicando que  “concretamente solicitamos que interceda y nos ayude a combatir este fenómeno para que no sólo nuestros comercios subsistan, sino también para que la “legalidad” suponga un beneficio y un valor en nuestra agitada Sociedad actual”.

El texto original: 

Nos es sumamente grato dirigirnos a Usted en representación de cientos de Comercios que realizan su actividad empresarial bajo el paraguas de la legalidad, con motivo de comentarle que de estudios efectuados surge como resultado que en nuestra ciudad es cada vez mayor el número de personas que comercializan productos desde sus casas, transformando livings, garajes o habitaciones en verdaderos salones de venta.

Como representante de comerciantes honestos  y, teniendo en cuenta los esfuerzos que nos supone en estos momentos de recesión económica,  tener  todo en condiciones en lo que respecta a la situación fiscal y tributaria,  hace tiempo observamos el notorio avance del comercio ilegal de todo tipo de productos, como perfumes, indumentaria, zapatillas, peluquería, alojamientos, etc comercializable a través de internet, correos electrónicos y redes sociales como Facebook, Instagram y en muchos casos sin las inscripciones correspondientes en públicos nacionales, provinciales y municipales como AFIP, ARBA, Municipalidad, entre otros, y que crece en detrimento de nuestros emprendimientos y nos preocupa la impunidad con que se manejan,.

Merece párrafo aparte quienes de la misma forma comercializan artículos comestibles elaborados, como pizzas, empanadas, panificados, pastas frescas y cocidas, alimentos en general, etc. que no sólo actúan en la economía paralela, sin ningún tipo de inscripciones sino también sin control bromatológico alguno, constituyendo un real peligro para la salud de los habitantes de la ciudad.

Agrava aún más la situación descripta las acciones de venta ilegal en conjunto, de comerciantes foráneos que alquilan en algunas ciudades los fines de semana salones de eventos para transformarlos en verdaderas ¨saladas¨.

Todas estas acciones son publicadas en redes, por medios electrónicos, el día y la hora son conocidas por todos, los organismos de control no pueden desconocer el hecho.

Esto genera una situación de competencia desleal muy grave ya que los comerciantes que ejercen su profesión en debida forma, con las habilitaciones correspondientes y pagando sus impuestos no pueden competir por razones de costos diferenciales con quienes por el contrario desarrollan su actividad en la economía paralela llamada en negro.

Una disminución sostenida de la demanda como viene sucediendo en los últimos años obligó a muchos comercios a reducir costos y en otros casos a cerrar sus puertas, pero todavía somos muchos los que seguimos apostando para sobrevivir y crecer, trabajando en un comercio legalmente constituido, pagando los impuestos correspondientes y sometiéndonos a los controles del estado.

Estamos seguros de que la única forma de sobrevivir en el corto plazo y contribuir al crecimiento futuro de este país es el firme apoyo de todas las entidades públicas Nacionales, Provinciales y Municipales a las que aportamos y rendimos cuentas.

Solicitamos que no sólo se fiscalice a quienes están debidamente registrados, la fiscalización debe ser aún mayor para quienes actúan compitiendo en forma desleal, sin cumplir con norma tributaria alguna y haciendo caso omiso de las buenas prácticas comerciales para poder combatir el flagelo de la actividad comercial informal que se desarrolla en esta ciudad., por lo cual concretamente, solicitamos que interceda y nos ayude a combatir este fenómeno para que no sólo nuestros comercios subsistan, sino también para que la “legalidad” suponga un beneficio y un valor en nuestra agitada Sociedad actual.

Fuente: Infoecos